Archived Content

This page contains information that is no longer current but remains on our site for reference purposes.

Archived from our former blog, The Beacon.

Dos Adopciones Expanden el Tamaño y los Corazones de una Familia

Release Date:


Katie, quien tiene Síndrome de Down, estaba sufriendo las consecuencias de un largo tiempo de mal nutrición y negligencia, como pasa con muchos otros niños en su orfanato.  A la edad de 9 años y medio, Katie pesaba 10.5 libras y usaba ropa para niños de un año. Su desarrollo físico se vio permanentemente truncado debido al trato que recibió temprano en su vida.

Pero nada de eso importó para Joe y Susanna Musser, quienes adoptaron a Katie en noviembre de 2011, a los tres meses justos de haber visitado por primera vez Pleven, Bulgaria.  Desde entonces Katie ha estado creciendo –pesa cerca de 40 libras y usa ropa para niños de 5 a 6 años. Según Susana, “Ella ha adelantado tanto y está desarrollando diversas habilidades poco a poco. Tiene una enorme alegría de vivir y ha traído sólo felicidad a nuestras vidas”.

Cuando los Mussers vieron a Tommy en el orfanato durante una visita que le hicieron a Katie, su sonrisa les robó sus corazones.  El niño también estaba increíblemente atrasado en su desarrollo y permanentemente dañado por toda una vida de profundo abandono. En 2012, la pareja preguntó si Tommy estaba disponible para adopción. Aun sabiendo de antemano  el profundo nivel de negligencia en ese orfanato, quedaron paralizados al saber que el pequeño niño que vieron tenía ya 15 años y estaba en su último año de elegibilidad para adopción. “En ese momento, pensamos que no cualificábamos para adoptar otra vez y quedé deshecha”, dijo Susana.

Luego de que sus esfuerzos por conseguir una familia para Tommy no dieran resultado, los
Mussers se enteraron por medio de un oficial de USCIS de que resultaban elegibles para adoptar nuevamente, y en agosto de 2012 se comprometieron a cuidar del nuevo miembro de su familia. Nuevamente, el oficial de USCIS aceleró el proceso y adoptaron a Tommy justo antes de que cumpliera los 16 años. “Es un niño muy dulce, aun cuando tenga ese brillo en los ojos que delata cuando está haciendo alguna travesura”, dijo Susana.

Los niños de la familia Musser en su casa.

 Los niños de la familia Musser en su casa.

Los Mussers se sienten privilegiados de tener a Katie y a Tommy en su familia junto a sus otros hijos. A pesar de haberles dado tanto a estos dos niños,  Joe y Susana dicen que los pequeños les han dado “mucho más de lo que ellos jamás podrán recompensarles”