Ejecutivo de Personal de Aerolíneas Sentenciado a Prisión por Años de Fraude de Inmigración

RESUMEN DE COMUNICADO DE PRENSA - 17 de mayo de 2018

SAN DIEGO -- Eleno Quinteros, Jr., ex vicepresidente de operaciones de dos compañías de personal mecánico de líneas aéreas, fue sentenciado hoy a 12 meses de prisión por hacer declaraciones falsas en las que respaldaba peticiones de residentes permanentes legales para docenas de mecánicos de las compañías.

Quinteros admitió anteriormente haber certificado falsamente que no había recibido pagos por parte de los mecánicos, cuando en realidad había exigido y recaudado cientos de miles de dólares en pagos ilegales por parte de aproximadamente 85 de ellos. Hoy, el juez de distrito de EE.UU., Michael M. Anello, sentenció a Quinteros a un año y un día bajo custodia y basó su opinión en la "magnitud de la ofensa".

Según su acuerdo de declaración de culpabilidad, Quinteros exigió y recaudó hasta $567,480 de parte de sus trabajadores extranjeros, a pesar de que la ley prohíbe a los empleadores exigir ningún tipo de pago, incluyendo honorarios de abogados, en relación con las solicitudes. Menos de la mitad del dinero que Quinteros recaudó se pagó a los abogados de inmigración que ayudaron con las solicitudes, ya que el propio Quinteros se quedó con  un estimado de $372,715, de acuerdo con los documentos de la corte.

Quinteros fue vicepresidente de dos compañías diferentes de personal, como se establece en su acuerdo de culpabilidad. El personal de las compañías realiza mantenimiento pesado en aviones en una variedad de aeropuertos en todo el país. Quinteros fue responsable de contratar mecánicos de aviones mexicanos para trabajar para las compañías en Estados Unidos, y ayudarlos a obtener visas de trabajo, tales como visas TN o H-2B.

Según la acusación formal, después de ayudar a los posibles empleados a obtener visas de trabajo para venir a Estados Unidos, Quinteros aceptó ayudar a al menos 85 de ellos a obtener la residencia permanente legal, a cambio de pagos considerables e ilegales. Quinteros ordenó a muchos empleados a depositar dinero en la cuenta bancaria de su esposa, o pedía que le entregaran giros postales en blanco a fin de ocultar la fuente de los fondos ilegales. Otros fondos fueron canalizados a través de una cuenta bancaria de la compañía, que Quinteros describió falsamente al contador de la empresa como un "préstamo" de él a la empresa, de acuerdo con los documentos de la corte.

Quinteros recolectó de diez a veinte mil dólares de algunos trabajadores, según los registros judiciales. Aunque el propio Quinteros recibía buenas compensaciones de parte de sus dos compañías durante su esquema, algunos de sus posibles empleados tuvieron que vender sus casas y autos para financiar los pagos ilegales.

El 10 de agosto de 2017, Quinteros se declaró culpable de un solo cargo de hacer un reclamo falso en apoyo de una solicitud de inmigración, en violación del Título 18 del Código de los Estados Unidos, Sección 1546 (a). Sin embargo, admitió en su alegato que el esquema subyacente involucraba más de 25 documentos de inmigración. Quinteros ya recibió la orden de pagar $292,526 en pagos ilegales cobrados a 52 de las víctimas de su esquema.

"La residencia legal permanente en Estados Unidos no es una moneda de cambio que los empleadores codiciosos pueden vender al mejor postor", dijo el abogado estadounidense Adam L. Braverman. "Esta oficina investigará y enjuiciará enérgicamente a quienes cometan fraude de inmigración".

"El Servicio de Seguridad Diplomática está firmemente comprometido a garantizar que las personas que cometen fraude de visa  enfrenten consecuencias por sus acciones criminales", dijo Michael Bishop, agente especial a cargo del Servicio de Seguridad Diplomática del Departamento de Estado de Estados Unidos (DSS, por sus siglas en inglés) de la Oficina Local de Los Ángeles.

"La sólida relación que tenemos con nuestros colaboradores de cumplimiento de ley en el Grupo de Trabajo contra el Fraude en los Documentos de Beneficios y la red global de agentes especiales de DSS que trabajan en conjunto para detener a los delincuentes que se benefician de ingresos ilegales mediante la explotación de visas de EE.UU. y trabajadores extranjeros, sigue siendo esencial en la búsqueda de la justicia."

"Como esta frase deja en claro, las personas que pongan en riesgo la seguridad de nuestra nación al comprometer la integridad de nuestras leyes de inmigración para su propio enriquecimiento, enfrentarán serias consecuencias", dijo Joseph Macías, agente especial a cargo de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI, por sus siglas en inglés) de Los Ángeles. "En estrecha colaboración con nuestros colaboradores encargados de hacer cumplir la ley, HSI se moverá agresivamente para hacer responsables a los involucrados en este tipo de esquemas criminales".

"Este es un ejemplo perfecto de cómo las agencias federales trabajan en conjunto para combatir a aquellos que intentan defraudar al gobierno", declaró la directora del Distrito de Los Ángeles del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés), Donna Campagnolo. "USCIS FDNS continuará desempeñando un papel clave en los esfuerzos de USCIS para salvaguardar la integridad de nuestras leyes de inmigración, proteger a los trabajadores estadounidenses y salvaguardar la nación".

INFORMACIÓN ADICIONAL

Última Revisión/Actualización: